Rodamos nuestros Westfield AeroRace

/ / Blog

Llevábamos mucho tiempo soñando con este momento… el momento en el que por fin tuviésemos entre nuestras manos nuestros Westfield AeroRace. Y por fin, tras muchos meses de arduo trabajo, el sueño se convirtió en realidad.

Te contamos un poco acerca de nuestros coches: el Westfield AeroRace es un auténtico coche de competición. Es rápido, ágil y gratificante. Tiene una relación peso/potencia inferior a la de un Ferrari F430  y no dispone de ningún tipo de ayuda a la conducción: ni ABS ni control de estabilidad. Todo el control lo tiene el piloto.

Por eso, cualquiera que se sienta al volante de un Westfield AeroRace se siente como un gentle driver de los años 60. Este heredero de la tradición más genuina del original Lotus llega hasta el siglo XXI totalmente a punto y dispuesto a disfrutar del circuito car control del Circuito del Jarama.

De 0 a 100 en solo 4,5 segundos. Pero lo mejor de todo es que sin ayuda ninguna ni controles electrónicos, el piloto es el auténtico dueño y señor del drive.

Pues eso hicimos: cuando los técnicos nos los trajeron, todavía sin pintar y sin rotular, y nos dijeron que teníamos que rodarlos en pista, no nos lo podíamos creer. En segundos estábamos a bordo, y disfrutamos como “auténticos enanos”.

Arriba encuentras unas cuantas instantáneas del momento. Si te gustan, más te gustará disfrutar de la experiencia.

¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *